Benditos Demonios o un Beatle con los Stones

IMG-20170928-WA0008

Bien, tu tienes diamantes y buena ropa
y un chofer maneja tu coche.
Tu dejas que todo el mundo te conozca
pero no juegues conmigo, porque estarás jugando con fuego

“Play With Fire” (The Rolling Stones).

Entonces no lo sabía pero me pasé mi adolescencia y juventud escuchando la música que me acompañará toda mi vida. Y entre todos aquellos grupos que iba descubriendo estaban los Stones, que nadie les llame Rolling, por favor. Los mal llamados chicos malos del Rock&Roll por acontecimientos como el asesinato de un espectador en su famoso concierto celebrado en el Altamont festival en 1969.  Una banda con origen en el Soul pero que supo evolucionar dentro de los años sesenta y setenta, sobre todo.  Sus “Satánicas Majestades”, un nombre muy acorde con la maldad otra vez, desfilaron por Barcelona el miércoles, 27 de septiembre, en un concierto que llenó el estadio olímpico con más de 50.000 personas. Y allí estuve yo, para escucharles y para contarlo. Como dije antes me había pasado media vida poniendo discos en mi habitación y recuerdo especialmente su música y aquellas primeras grabaciones para Decca, aquel sonido que hoy todavía me sigue resultando increíble. Cuando subía hacía el estadio iba recordando aquel “12×5” (doce canciones interpretadas por 5 músicos), el “Out of Our Heads”, o el “Aftermath”. Nunca había visto a los Stones y había llegado el momento.

 

IMG-20170928-WA0005

 Dentro ya, cuatro lonas amarillas con el  famoso logo de la lengua, que por cierto apareció por primera vez en el “Sticky Fingers” en la portada elaborada por Andy Warhol, presidian el escenario. A las 21.15 horas salieron a tocar y sentí algo muy especial, estaban allí, tan cerca, como muchas otras veces los había sentido pero esta vez era de verdad. “Sympathy for The Devil”, “It´s Only Rock´n´Roll”, “Tumbling Dice” rompieron la espera en un inicio de concierto magnifico. Richards, Woods y Watts estaban allí mientras Jagger comenzaba sus espasmos.  También llegó el tiempo del Soul con “Just Your Fool” o “Ride´Em on Down” y la armónica de Mick retumbando en los pantanos. El público no necesitaba nada para entregarse pero hasta el más escéptico hubiese abandonado su religión para convertirse. Y entonces sacaron lo mejor de su repertorio, canciones atemporales y que muy pocos grupos pueden igualar. “Rocks Off”, “You Can´t Always Get What You Want”, “Honky Tonk Woman”, “Junpin´Jack Flash”, “Brown Sugar”, “Under My Thumb”, “Miss You” o la maravillosa “Paint It Black” haciendo que el mundo se parara durante cuatro minutos. También hubo tiempo para escuchar a Keith Richards cantar “Happy” y “Sleepin´Away”. No hay mejor despedida que “Gimme Shelter” y “Satisfaction” después de 23 canciones y dos horas y 15 minutos de la mejor música posible.

 

IMG-20170928-WA0007

No sé la edad que tienen ni me importa pero sonaron como en mi habitación y eso se lo deberé siempre.

 

IMG-20170928-WA0006

                                                                                                                                                                                                               Mini Bolado.

Publicado por diamantesmusicales en Noticias y tiene Comentarios desactivados